Terapia de grupo

Una terapia grupal, tiene como objetivo realizar un abordaje terapéutico donde se mejora la capacidad de afrontamiento, y los recursos emocionales y cognitivos de cada uno de sus miembros, con la finalidad de:

  • facilitar una adecuada orientación al cambio
  • un crecimiento personal
  • un aumento de capacidad de resolución de los problemas emocionales, y
  • una potenciación de la capacidad adaptativa a la vida cotidiana.

La metodología de trabajo más eficiente a este nivel, es el marco cognitivo-conductual, habiéndose mostrado evidencia científica de su eficacia en una gran variedad de problemas y dificultades. El grupo es marcadamente eficaz en personas que sufren o encuentran sus problemas en la relación con el otro, en su interacción social y en las relaciones relevantes.

Esto genera una oferta muy amplia a nivel de psicoterapia grupal, lo que posibilita configurar grupos de intervención muy distintos unos de otros:

  • Entrenamiento en habilidades sociales
  • Terapia grupal en resolución de problemas
  • Terapia grupal de autoestima
  • Terapia grupal de depresión
  • Terapia grupal en ansiedad
  • Grupo de técnicas de manejo de ansiedad
  • Grupo de relajación
  • Grupo de fobia social
  • Psicoeducación esquizofrenia
  • Escuela de padres

Esta temática central de la terapia grupal, que define el objetivo principal del grupo, aporta similitudes entre sus participantes, que en este caso sería la necesidad de una intervención psicoterapéutica a este nivel. A su vez, estos grupos son aplicables a diferentes rangos de edad, siendo aplicables en población infantil, adolescente, adultos o padres de niños, lo que enfatiza todavía más la homogeneidad de los participantes.

En base al perfil resultante del grupo, esto es, las características generales que tienen en común sus miembros, el terapeuta diseña el contenido teórico a trabajar en el mismo, las técnicas que se emplean, y el planteamiento de las actividades prácticas. El terapeuta debe tener en cuenta los objetivos propios de cada uno de los pacientes del grupo en todo momento, para facilitar el cambio adaptándose a las necesidades de los componentes.

El propio marco grupal, ofrece claras ventajas frente a la intervención individual

1Contexto de apoyo
Se convierte progresivamente en un contexto de apoyo para el crecimiento de cada participante, donde cada miembro se identifica con el otro en muchos aspectos, lo que facilita la mejora en la vivencia de lo que le ocurre a cada uno, normalizando estigmas personales y quitando miedos y connotaciones dramáticas.
2Reduce la sensación de soledad
Se reduce la sensación de soledad y aislamiento a través de la propia pertenencia al grupo.
3Genera modelos
Ofrece una situación social que permite la práctica con el otro, lo que facilita el enriquecimiento de recursos, y el encontrar un punto de referencia en personas con las que se identifica, y le pueden aportar una retroalimentación de sí mismos y se pueden convertir en modelos que guíen su conducta
4Cuestiona creencias
Promueve el intercambio de normas, reglas y valores, permitiendo el cuestionamiento de esquemas cognitivo rígidos y creencias desadaptativas.
5Desarrollo emocional
Construcción de interacciones sociales que facilitan el desarrollo emocional
6Detección de barreras personales
Detección de barreras personales que permite su elaboración en forma de miedos y dudas.
7Orientación al cambio
Favorece la orientación al cambio al permitir normalizar y desdramatizar su situación en la relación con el otro con problemas similares. Cada miembro del grupo siente que hay otros que presentan problemáticas similares.
8Facilita el proceso de desvictimización
Este hecho facilita el proceso de “desvictimización”, dirigiendo a la persona hacia un incremento de la responsabilidad hacia la vida y sus decisiones.